Fisio Taddeo: Fisioterapia en Artes Escénicas · Posturología

El coro y los riesgos del corista

¡Buenas!

Hoy quiero hablaros del coro… ¿Por qué? Pues porque el sábado estrenamos con “mi” coro una misa que llevamos meses preparando. Además, es mi debut como corista y cantante (o algo parecido).

En esta ocasión, la Mass of the Children de John Rutter, nos acompañará la Jove Orquestra de les Illes Balears, el Teen Spirit Chorus y Raquel Ribas y Joan Seguí como solistas.

John Rutter, creyente convencido, escribe esta misa a su hijo, fallecido en un accidente. Tiene la paradoja de pedir a Diós por qué creer cuando le cuesta tanto creer, después de haber perdido a su hijo.

El espectáculo será en el Convent de Sant Agustí de Felanitx a las 18h y la entrada es gratis. Después de la misa, la orquesta seguirá deleitándonos con el concierto núm. 3 para violín y orquesta de Mozart (que seguro que la mayoría de los asistentes conocerán).

 

FB_IMG_1458649423316

 

Pero veamos, cuáles son los riesgos que tiene un corista, como cantante, pero específicamente como corista; debido a su situación de cantante aficionado, integrante de un grupo y otros temas que voy a iros detallando. Podremos clasificarlos en problemas musculoesquelético, de la voz, psicológicos y psicosociales, contextuales, farmacológicos y adictivos:

– Habitualmente, los ensayos se hacen con los cantantes sentados, de modo que se crean unos automatismos distintos a los del día de la actuación, que se canta en bipedestación. Esto puede conllevar dolores de espalda: en lumbares si no se tiene suficiente conciencia de la respiración y en cervicales si no se mantiene la partitura en una buena posición. Además, el día de la función, la partitura se tiene que levantar para poder leerla y seguir fonando en condiciones. Lo cual, puede venir acompañado de un cansancio de los brazos y antebrazos.

Por último, el hecho de ensayar sentados y luego, actuar de pie y estáticos, favorece a padecer un retorno venoso pobre o insuficiente.

choir

– El hecho de cantar usando mal la voz (por repertorio, registro), con una mala preparación, una respiración no adecuada, falta de entrenamiento y/o una técnica deficiente predisponen al corista a sufrir un problema vocal. Pero además, el corista tiene que cuidar la forma de hablar, con especial cuidado al hacerlo en sitios ruidosos. Del mismo modo que cantando en el coro, hay más voces que pueden dificultar que se pueda oir uno mismo, además de la orquesta, lo que puede llevar también a forzar la voz.

AnatLaringea14

 

– Los coristas, en este caso, aficionados como los profesionales del espectáculo sufren los cambios de ritmo de trabajo y de vida irregulares, según periodo de ensayos, proximidad del espectáculo o número de funciones. Esta planificación puede alterar el sueño e incluso la alimentación. El estrés o la implicación en la actividad coral pueden quitar el sueño, además del hecho que sea una actividad que se hace al final del día, lo que puede llevar a trasnochar, dificultad para dormirse y, en general, un sueño de mala calidad que influye en el cansancio del cantante. Esto acompaña una ingestión descompensada y en horas tardías (después de los ensayos), ya que el cantante prefiere cantar con el estómago vacío. Sin embargo, las técnicas vocales necesitan un buen apoyo abdominal y eso implica un esfuerzo y una demanda energética. Os dejo este enlace de los compañeros de Socialmusik que tratan sobre esta tema más detalladamente.

A continuación, hay que mencionar la problemática interpersonal. En grupos corales tiene que haber una dinámica controlada por el director, para prevenir desaveniencias entre coristas, “moving” o inseguridades.

Finalmente, hablaremos del TRAC o miedo escénico, que puede ser la máxima manifestación del estrés del cantante. Tiene distintos síntomas según el corista y según el momento, desde físicos, como psicológicos o digestivos. A continuación, os dejo este enlace de nuestros compañeros de CPAE para testar vuestro TRAC.

 

– Las salas de ensayo o de concierto, no siempre reúnen las mejores condiciones para contar. Así pues, encontramos polvo, aire frío, calor seco, ruido o humo (en ciertos espectáculos). El polvo como un elemento fuente de muchas alergias puede tener un efecto nefasto en el corista. El aire frío y el calor seco provocan un efecto de sequedad que influye en la lubrificación de las cuerdas vocales llevando a un timbre ronco.

Además, el vestuario o el maquillaje puede influir en la interpretación, por alergias uno o por no tener costumbre a ciertos tejidos (corbata, frac, camisa, etc).

foto_parnot194454

 

– Hay ciertos medicamentos o sustancias a evitar para el corista. La cortisona, los antihistamínicos están desaconsejados por su efecto secante; así como el tabaco y el acohol, pero también la cafeína. Las bebidas muy frías o muy calientes ayudan a prevenir problemas vocales.

 

Esto es todo por hoy. Hemos visto ya los riesgos del cantante desde un punto de vista clínico. Os invito a describir los riesgos del “corista” (lo pongo entre comillas, porque no es un número coral. Pero los riesgos de los concertantes de Rossini, que siempre me fascinan y me ponen la carne de gallina) desde un punto de vista artístico o musical:

Los que no conozcáis esta ópera, a ver si adivináis el nombre del personaje que hace el bajo bufo

 

Nos vemos el sábado en Felanitx.

¡Salud y música!

2 pensamientos sobre “El coro y los riesgos del corista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.