Fisio Taddeo: Fisioterapia en Artes Escénicas · Posturología

Entrevista a Marta G. Garay de Impulsarte, psicóloga en artes escénicas

¡Buenos días!

Hoy os traigo una entrada un poco distinta a lo que os tengo acostumbrados…

Como sabéis, valoro muy importante el trabajo multidisciplinar para el tratamiento de un paciente, y más aún del artista, por las cualidades que lo identifican. Es por esto que hice esta minientrevista (nos podríamos estar horas hablando con ella) a Marta G. Garay, de Impulsarte, psicóloga especializada en artes escénicas, y que tuve el honor de conocer en el I Congreso Nacional Sobre las Enfermedades Profesionales de los Músicos, organizado por AMPOS, AEOS y la Clínica Tecma, en Alcira.

Marta acaba de volver de Madrid, de otro congreso, el I Congreso Internacional de Psicología de la Música y de la Interpretación Musical… Pero nos va a hablar, en general, de la psicología aplicada en las artes escénicas.

-¿En qué consiste la psicología en artes escénicas?
La psicología de las artes escénicas se preocupa por estudiar los factores que afectan al
rendimiento del intérprete tanto a la hora de preparar una pieza como de mostrarla ante el
público.
Hablamos de aspectos que determinan la calidad del resultado y el disfrute del intérprete.
Algunos de los más importantes son la motivación, el autoconocimiento, el control de la
ansiedad, manejo de expectativas, etc.



-¿En qué se diferencia de un psicólogo ordinario?
La formación de grado/licenciatura en Psicología es básica para realizar este trabajo, ya que sin
ella se pueden pasar por alto aspectos o síntomas para los que el psicólogo tiene un
entrenamiento de detección e intervención específico. Por otro lado, el conocimiento del área
de trabajo también es esencial para comprender las preocupaciones, demandas y necesidades
de los artistas.
En mi caso, soy psicóloga colegiada, bailarina y docente de danza desde hace más de 10 años.
Conozco las sensaciones, las necesidades de preparación, conozco el escenario, he pasado por
mucho de lo que pasan mis clientes. Me especialicé en psicología del deporte porque las
demandas del alto rendimiento son muy similares. También en psicoterapia porque el miedo
escénico y el estrés van casi de la mano de casi cualquier carrera artística.

-¿En qué etapa es más importante el asesoramiento psicológico (escuela,
conservatorio, vida profesional)?
En cada etapa formativa y profesional el artista tiene que hacer frente a situaciones
complicadas. Desde la psicología podemos intervenir desde edades tempranas o iniciación a la
disciplina artística, por ejemplo: fomentando el disfrute, la adherencia a la actividad, la
cohesión de grupo, etc.
En la etapa de conservatorio toma más importancia la organización eficaz, la productividad, la
capacidad de gestionar diferentes aspectos de tu vida o el manejo de expectativas.
En la vida profesional se dan otras circunstancias habitualmente como tener que enfrentarse a
audiciones, pérdida de motivación, estrés, etc.
También tenemos que tener en cuenta una fase a la que no se suele atender: el fin de la
carrera artística y las dificultades a nivel de autoconcepto, autoestima y las relaciones que esto
conlleva.


-¿Cada vez más, los alumnos de conservatorio se quejan de estrés y ansiedad durante
el curso y frente a los exámenes… alguna fórmula mágica?
En mi opinión la fórmula mágica es la prevención. Si dotamos a los artistas de recursos a nivel
personal y emocional, les estaremos ayudando a que los problemas sean menores, duren
menos y se recuperen más rápidamente.

-¿Cómo puede mejorar un psicólogo el funcionamiento de una compañía de teatro,
danza, circo, un coro o una orquesta?

Para entender esto sirve mucho la comparación con el psicólogo deportivo de un equipo de
alto rendimiento. De forma muy resumida y simple, el psicólogo se ocupa de que el equipo
esté mejor y de que rinda más.
Cada persona que compone una agrupación artística tiene unas fortalezas individuales que
aportar al grupo. También tiene debilidades, miedos y bloqueos. El psicólogo se encarga de
detectar estos aspectos y trabaja con el grupo para optimizar el proceso y el resultado. Lo ideal
es que pueda atender individualmente cuando sea necesario, se coordine con el
director/coreógrafo y forme parte del equipo técnico junto con otros profesionales como
fisioterapeutas o nutricionistas.


-¿Qué propones para combatir el TRAC?
El TRAC, miedo escénico o ansiedad escénica es un problema complejo que se da en la mayor
parte de los artistas, en diferentes niveles. Yo lo trabajo en consulta tanto presencial como
online.
En las sesiones analizamos los síntomas pero sobre todo, trabajamos en los factores
mantenedores y proporcionamos estrategias alternativas. Combinamos técnicas cognitivo-
conductuales, ejercicios de relajación, habilidades de tolerancia al malestar y mindfulness.
Ocasionalmente también ofrecemos formaciones para que músicos y docentes aumenten sus
recursos enfocados a la prevención y la detección.

-¿Qué es el Mindfulness, ahora que está tan de moda?
El Mindfulness consiste en prestar atención de forma consciente, plena, en el momento
presente y sin juzgar. Es una forma de mantener la atención en el aquí y el ahora, liberando la
mente de la sobrecarga que nos impide concentrarnos totalmente en lo que hacemos, ni
rumiando sobre el pasado ni anticipando el futuro, sino aceptando el presente tal y como es.
Es una técnica milenaria de origen budista que se ha popularizado en las últimas décadas en
Occidente, enmarcándose dentro de las Psicoterapias de Tercera Generación y
desvinculándose de la meditación con connotaciones religiosas.
Inicialmente tuvo mucha repercusión en el ámbito sanitario y poco a poco se ha empezado a
utilizar en otros entornos, como el educativo, en las organizaciones o en el deporte,
obteniendo validez científica en múltiples aplicaciones.

-¿Qué le puede aportar al artista?
Los músicos, tanto estudiantes en formación como profesionales, están día a día inmersos en
un ambiente competitivo y de perfeccionamiento intenso.
Nuestro programa Mindfulness para Músicos está específicamente
diseñado para ayudar al músico a reducir la autocrítica y los pensamientos negativos, manejar
la ansiedad escénica, disminuir la tensión muscular, favorecer la creatividad, estimular la
compasión con uno mismo y las relaciones interpersonales.

Ella es Marta y así, nos ha presentado su trabajo. No dudéis en poneros en contacto si hay algo que os preocupa, la distancia no es una frontera.

¡Salud y música!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.